UNA VOZ DE ULTRATUMBA

abril 24, 2010

Las jóvenes Clara y Anita trabajaban juntas en una empresa comercial en…(Alemania). No estaban unidas con íntima amistad sino tan sólo por un natural y sencilla cortesía.

Tenían su trabajo de oficina la una cerca de la otra y no podía faltar un intercambio de ideas. Clara se decía abiertamente católica y sentía la necesidad de instruir y de aconsejar a Anita, cuando ésta se manifestaba ligera y superficial en asuntos religiosos.

Pasaron algún tiempo juntas; luego, Anita se casó y se alejó de la empresa. En el otoño de aquel año, 1937, Clara pasó sus vacaciones a orillas del lago de Garda, a los pies de los Alpes Tiroleses. Hacia la mitad de septiembre, la madre de ésta le hizo llegar, desde el pueblo, una carta: ” Ha muerto Anita N…, víctima de un accidente automovilístico. La sepultaron ayer en Waldfriedhof, en el cementerio del bosque”.

La noticia impresionó a la buena Clara. conocedora de que su amiga no había sido muy religiosa…¿Estaba preparada para el gran paso?

Habiendo muerto así de repente, ¿cómo se habrá presentado delante de Dios?….

A la mañana siguiente asistió a Misa, comulgó y oró fervorosamente en sufragio de su alma. Y bastante después, es decir a las doce y diez de la noche, fue cuando tuvo lugar lo que, procedente de otro mundo, oyó, vio y se le transmitió…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *