Dios es misericordioso hasta con nosotros

abril 27, 2010

Dios es Misericordioso hasta con nosotros.

Obligada, debo aquí agregar que Dios es misericordioso hasta con nosotros. Dije “obligada” porque aún en el caso de decirte estas cosas sin querer, con todo no puedo mentir, como bien lo quisiera yo. Muchas cosas te las digo en contra de mi voluntad. Así pues, las palabrotas que quisiera proferir, tengo que callármelas.

Dios fue misericordioso con nosotros, no permitiendo que en vida hubiésemos sido tan malvados, como lo hubiésemos querido ser, lo cual hubiera acrecentado nuestras culpas y también nuestras penas de acá. El nos hizo morir antes de tiempo…, como pasó conmigo, interviniendo con otras circunstancias acordes con su misericordia.

Y también ahora adopta Él cierta actitud misericordiosa con nosotros, “no obligándonos” a acercarnos a ÉL más de lo que ya nos separa del mismo, que es como una especie de “disminución ” de tormentos. Pues…, cada paso que me obligase a estar más cerca de Él, me produciría un mayor padecimiento, como el fuego más te quemaría a tí, cada paso más que dieras, acercándote a una Dios es Misericordioso hasta con nosotros.

Obligada, debo aquí agregar que Dios es misericordioso hasta con nosotros. Dije “obligada” porque aún en el caso de decirte estas cosas sin querer, con todo no puedo mentir, como bien lo quisiera yo. Muchas cosas te las digo en contra de mi voluntad. Así pues, las palabrotas que quisiera proferir, tengo que callármelas.

Dios fue misericordioso con nosotros, no permitiendo que en vida hubiésemos sido tan malvados, como lo hubiésemos querido ser, lo cual hubiera acrecentado nuestras culpas y también nuestras penas de acá. El nos hizo morir antes de tiempo…, como pasó conmigo, interviniendo con otras circunstancias acordes con su misericordia.

Y también ahora adopta Él cierta actitud misericordiosa con nosotros, “no obligándonos” a acercarnos a ÉL más de lo que ya nos separa del mismo, que es como una especie de “disminución ” de tormentos. Pues…, cada paso que me obligase a estar más cerca de Él, me produciría un mayor padecimiento, como el fuego más te quemaría a tí, cada paso más que dieras, acercándote a una hoguera.

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *