Sólo dedicada a las modas

abril 28, 2010

Sólo dedicada a las modas:

Aun entre ustedes, con el correr de los años, esos cambios se efectúan más raramente. Sin embargo, hasta la hora de la muerte, puede uno volverse a Dios o rechazarlo. Pero en general, como arrastrado por una corriente, el hombre, con las postreras reacciones de la voluntad, se comporta, antes de morir, como estaba acostumbrado en su vida.

Las costumbres buenas o malas son cual una segunda naturaleza que lo arrastran, respectivamente, al Cielo o al Abismo. Esto fue lo que me sucedió a mí. Desde hace años vivía lejos de Dios, sólo dedicada a las modas, tertulias, diversiones, ganancias temporales, viajes por entretenimiento y otros goces de puro materilalismo, que ofrece el mundo, sin preocupación seria de lo del alma, de la vida eterna, ni de Dios, porque estas realidades, contrarias a las viciosas inclinaciones, se presentan antipáticas y detestables. Por lo mismo, en la postrera llamada de la Gracia, me decidí contra Dios.

Lo más fatal para mí… no fue el hecho de que yo cometiese muchos pecados, sino que ya no quise volverme a Dios…Tú, muchas veces, me instabas a escuchar la santa predicación y a leer libros espirituales. ” No tengo tiempo”, era mi contestación de siempre… Por eso, cada día, mi voluntad fue más perezosa, voluble o poco firme.

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *