Yo ya no amaba a mi padre

abril 28, 2010

Yo ya no amaba a mi padre

¡Yo ya no amaba a mi padre desde que se portaba tan villanamente con mamá…; así como tampoco ya desde entonces no amaba yo absolutamente a nadie! ¡Sólo estimaba a quienes me favorecían, pues amar (sin egoísmo y perdonando) es propio de los que viven en gracia, y yo no estaba en gracia de Dios!… Por tanto, contesté a la voz misteriosa, sin darme cuenta de dónde viniese, diciéndole primeramente:

– “¡No tiene él por qué morir!”…

Después de una pausa breve, de nuevo la misma voz claramente preguntaba: “¿Qué será de ti, si muere tu papá?…

– “¡No; no morirá de ningún modo!” – vociferé con áspera respuesta.

Pasados algunos minutos, otra vez oí la voz que me dijo:

– ¿Qué será si muere tú papá?.

Entonces recordé muy triste cómo papá muchas veces, volviendo a casa en estado de embriaguez…, gritaba y maltrataba a mamá… , y cómo él nos había humillado delante de la gente…, por lo cual, enfadada repliqué:

– “¡Le estaría bien!”. (Consiguiendo así el maligno que yo cometiese un grave y mal deseo).

No insistió ya más el asunto tentador.

Pero al otro día, al ir mamá a arreglar el cuarto de papá, lo encontró cerrado con la llave. Mí padre no había aún salido. Se pensó que estuviera enfermo. Forzó, por tanto, la puerta y se lo halló tendido en cama, vestido a medias, y ya muerto. Y dijeron que falleció a causa de apoplejía, a la que era propenso por su alcoholismo.

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *